La chica de la guadaña

La luz no me da para ver donde estoy pero eso no importa, encuentro una de mis nenas apretó lo suficiente y la descartable entra en juego.
El jugo mágico corre por mis venas revitalizando cada parte de mí cuerpo llevándome al cielo prometido, ***** si Lucia estuviera conmigo tendría a alguien con quien compartir este segundo de felicidad. Pero la verdad es que ella no esta y yo disfruto el momento mientras chupo frío en algún lugar perdido de la vieja ciudad.- Por ti mí amor -.
Cuando pensaba que estaba solo en medio de la nada, apareció ella, con su cuerpo a medio descubierto se iba acercando hacia mí como un cuervo curioso por el hallazgo.
A pesar de que el jugo todavía no me hacia efecto, la fui observando al acercarse mas y más, como si la viera en cámara lenta. No sé hasta que punto su cuerpo era hermoso ya que ver a una chica desnuda con un sobretodo me parecía mas cosa del jugo que de mis ojos.
-¿La noche dura para siempre no?- Le dije a la chica.
No hubo respuesta.
La verdad no se me ocurrió decirle otra cosa a una chica desnuda, que no le podía quitar los ojos de sus pechos a medio ocultar, pero bueno así era yo. Las vistas primero las palabras después.
-¿Oye no hace mucho frío para caminar así? -. Intento de nuevo pero esta vez con una sonrisa de amabilidad, tratando ver su rostro.
- No de donde yo vengo -. Había algo en esa voz que me dejo helado, algo que me advertía de un peligro, como una especie de instinto animal que me decía.
-Corre, corre, vete de ahí- Pero el jugo era fuerte, mientras mis sentidos eran débiles y si hubiera tenido la oportunidad, ¿Lo habría hecho?.
-¿Bueno que te trae aquí chica extraña? –
-Tú - En ese momento no sabia si reír o llorar mis sentidos estaban confundidos dislocados del tiempo. Pero su belleza era tal que me mantenía sobrio de estas malas sensaciones.
- Tú hombre afectado por tus delirios, puedes ver a través de mí -. Frase bastante compleja para una chica fuera de la realidad, pero seguí observando y escuchando.
- Hay algo en ti que es diferente a los otros que e conocido -. El jugo mágico.
- No es eso -. Es ahí donde las cosas empezaron a salirse del extremo, la chica me leia la mente.
- O dios me pase de la cuenta con el jugo -. Nervioso por mi descubrimiento, suelto unas lagrimas al ver la guadaña, que sostenía en su mano derecha, sí hubiera dejado de ver esos pechos.
- No, no sientas miedo déjame guiarte -. Ella me toma la mano, apoya su guadaña en un extremo y descubre su rostro.
- Dios tus ojos -. Eran los ojos más raros, hermosos y a la vez fríos que había visto, pero su cabello no quedaba atrás, tan oscuro y largo que le recorría toda la espalda. Sin sobretodo ni capucha, su cuerpo desnudo representaba una joya blanca, ajena al calor que trascendía los tiempos.
-Tócame -. Acaricie suavemte uno de sus senos mientras ella se aproximaba a besarme, el éxtasis que esto me provoco, hizo desaparecer el efecto del jugo dando lugar a una nueva sensación, que ningún ser vivo habría sentido. El entorno se fue desvaneciendo como si el tiempo y espacio estuvieran desapareciendo, mientras sus manos recorrían mí cuerpo, quemando lentamente mí ropa como un fuego helado, rechazando todo lo no natural. Completamente desnudo y a su merced, el antiguo temor de los seres vivos, me sujeta fuertemente mientras yo intento no apagar mí llama interior. Su bello cuerpo me hacia olvidar lo frío y sin vida que era. ***** que estoy haciendo, intento
intento escapar de ella.
-No. me dejes -. Sabia que la deseaba y por mas que quisiera no lo iba hacer.
Por cada aliento que exhalaba ella por su parte lo absorbía poco a poco, me estaba matando de una forma dulce y cariñosa.
- Yo te cuidare, amare y nadie ni nada te separa de mí para siempre-. Eso fue lo ultimo que me dijo antes de consumirme en sus brazos, mientras cerraba lentamente mis ojos en la oscura mirada de la Chica de la guadaña.

ESTOY EN LA SOLEDAD PURA PERO CON LA FUERZA DE DIOS Y EL AMOR DE MI AMADO SERA TODO DIFERENTE DESDE AHORA EN ADELANTE.......................


Tags: