Es la sombra transitoria

Es la sombra transitoria del día
es la invariable noche que llega,
colándose, de intrusa y formidable,
arrebatada de sueños y calumnias.

No hay fortuna en el silencio
que trae esta noche consejera,
con la hora más oscura e insolente.

Esta sombra acompañada, de ilesos
recuerdos, de la memoria infinita,
que viene de más halla del inicio
de todas las historias que conozco.

No hay fortuna en el tormento
poderoso de aplausos fúnebres,
a la hora más oscura e insolente.

Es la sombra compañera del día
interminable de toda despedida,
por las incontables noches perdidas
y los amaneceres solos y terminales.

No hay fortuna en los momentos
de esta noche incontenible,
de la hora más oscura e insolente.
 


Tags: