Recipiente

-florecerás como es debido y como es sabido-, El nocturno encuentro con la brisa infame, del hermoso abismo
en que te precipitas;

-¿no traerá contigo la amargura
intacta?-

-¿No me darás de comer?-

-¿No me darás de beber?-

-¿No me darás las vidas
que te pido?-,

arrojando al mar tus caderas
tu deseada oscuridad, y húmedo latiente
ardiente
recipiente…

-florecerás como es debido y como es sabido-,

de antaño te espero en esta hora instalada
en la senda marcada recorrida en tinieblas,
desatado en diálogos con la vida y la muerte.


Tags: