Si me amaras.

Si me amaras
reverdecerían mis prados
y mis vergeles
derrocharían flores.
Si me amaras
las solanas
en mis ventanas
iluminarían mis días nocturnos
y mis noches diurnas
se acompasarían en mi sueño
al aleve soplo de tu ternura.

En fin, si me amaras,
mis fuentes derramarían miel
y el ocaso de mi vida
no sería ya mi sombra,
si no más bien, diría,
Muerte, ven,
que después de haber sido suya
ya no me importa ser tuya.
 


Tags: