LA LLAVE

La llave

En tiempos oscuros de un nuevo despertar después de tanta aflicción, las sombras ganaban terreno sobre la luz que reinaba nuevamente en Oradas, el mal tomaba cada ves mas fuerza con la aparición de hechiceros, cuyos poderes estaban gobernados por la mas pura maldad.
Esta es la historia de Novle, un joven del bosque, y como su vida iba a cambiar de la mañana a la tarde, tan solo por llevar consigo una espada que nunca podía ser desenvainada, una espada que inútil era, pero por herencia, el la tenia que portar, hasta que por herencia su hijo debía portarla, hasta que el día llegase, y quien tuviese la espada en ese momento, tendría en sus manos las vidas de todo ser viviente en este mundo.

Capitulo 1 “todo comienza”.

El joven Novle, hijo de Samvle, todas las mañanas se dirigía al bosque de Nuberron, allí practicaba el arte de la caza, con arco y flecha, arma la cual manejaba con destreza ya que no podía defenderse con su espada; el bosque encerraba mitos y leyendas la cuales Novle respetaba y temía, pero no tenia miedo de adentrarse cada día un poco mas en lo profundo y frondoso de los mas alejados paramos, a veces se pasaba días y hasta semanas sin volver a su comarca, pero cuando regresaba traía consigo historias que contar y la mas rica carne de venado.
Noble se despidió se su madre, y su padre como todas las beses que iba en una larga incursión al bosque, pero ese día le dijo con vos firme, que el miedo solo le daría mas miedo, que el valor le daría la fuerza para ser lo que el destino quería que el fuera, y que no tema a ser protegido; sin entender una palabra, y asistiendo con la cabeza, tomo su espada, sus flechas, y con arco en mano se dirigió al bosque.

El día estaba gris, pero siempre estaba así, desde hace tiempo, desde que se encontraron muertos a muchos duendes en las colinas de Cogoyan, y nadie pudo explicar eso. Después de estar varias horas y de no ver nada mas que un par de aves que se alejaban en dirección contraria a él, decidió acampar y pasar la noche a la orilla de un pequeño estanque. Las horas nocturnas pasaban, y la fogata se reflejaba en el estanque, de repente, se oyó una vos que del estanque brotaba, y sin mas descanso el joven se puso de pie, y se arrimo a la orilla, y sorpresa, un hada de los lagos, estaba descansando en el estanque, el no lo podía creer, las hadas no se dejaban ver muy a menudo, solo cuando algo tenían que decir, y el savia que su padre algo le quiso decir, y que la aparición de la hada también algo quería decir, sin apuro se presento ante ella, diciendo fuerte y sin titubear- mi nombre es Novle hijo de Samvle, daño no te haré, solo quisiera saber, el porque me has hablado- a lo cual ella contesto con vos dulce pero preocupada.
-Mi nombre es Sativa, y descansando, de un largo viaje estoy aquí, y a buscarte he venido, y sin querer nuestros caminos se han cruzado, un gran peligro asecha desde las montañas donde las grandes puertas de madera están, y sierran el paso al mal, que quiere salir, pero solo aquel que la llave posea podrá salvarnos.
Sin entender palabra alguna, el joven siguió conversando, queriendo saber mas el porque lo buscaba, y que tenia que ver con todo esto.
Ella le dijo que venia de lejos, que buscaba al portador de la llave, y que solo quería corroborar que no estaría muerto, que no sea demasiado viejo ni demasiado joven, y que consigo lleve en todo momento y lugar la llave que le había dado su padre, y que el padre de su padre se la había dado a su padre y así, desde hace tantos años que ella no recuerda muy bien por haber sido en los principios de estas suseciones demasiado joven, y que de eso ya muchos años habían pasado, pero que estaba contenta de haberlo encontrado, y que fuese así, como él era.
A todo esto él le pregunto que podía hacer, y que tenia que hacer, a lo que ella contesto, que todo a su tiempo, que cazar el debía seguir, y no debía tener miedo de ir aun mas adentrándose en lo profundo del bosque que poco faltaba y que ella contenta estaba, que solo estaba allí con un regalo, que juro entregar ella misma, junto a la orilla estaba una modesta cesta con frutas; y le dijo- esto te lo envía Magalen el ada de todas las adas, es agua de Smiethd, el río hogar de donde nacemos las adas, es una cantimplora, para ti no muy grande- sonrió- pero que calmara el calos en tu corazón y saciara tu sed. Noble se sentó comio las frutas y la siguió escuchando, y se vio envuelto en un manto de dulce sueño, y despertó con los primeros rallos de sol que se filtraban por las espesas copas de los árboles.

Pensó que aquello solo había sido un sueño pero al mirar al lago, había peses en una canasta y en el aire rondaba el dulce perfume que había olido la noche anterior en su encuentro con el hada Sativa.
Desayuno sin pausa los peses y se dirigió aun mas lejos de lo que alguna ves había imaginado adentrarse en el bosque; olores raros fueron haciéndose mas fuertes, olores que nunca había percibido mas que en los chiqueros de los chanchos que criaba su primo Fighos, a lo lejos, espantados por algo, todo tipo de animales corría en dirección contraria a donde el se dirigía, de repente, vio a el mas grande venado que jamás había visto, y como buen cazador lo acechó, acercándose cada ves mas sin ruido hacer, hasta que estuvo en la posición correcta para asestar un buen tiro, se preparo, apunto al venado, que de repente alzo su cabeza y miro hacia donde se encontraba Noble, quien pudo ver en los ojos del animal que algo saltaba detrás de el , diestro con su arma, con un movimiento ligero dio vuelta su arco y disparo la flecha que paso por debajo de su brazo he impacto en algo que callo al suelo, en un golpe duro y seco, miro hacia el venado y este ya no estaba allí, se dio vuelta despacio, y sintiendo el mas pútrido olor vio que su flecha atravesaba el pecho de un orco gris, criatura despiadada vil y cruel, que lejos de sus territorios estaba y que por la espalda lo había querido matar, comprendió que lo había estado siguiendo toda la mañana, ya que ahora sabia de donde procedía el olor, pero lo que no entendía era el porque quería matarlo un orco gris de los pantanos.
No intento sacar su flecha, ni correrlo de lugar, ni siquiera revolver un sus ropas mal olientes, sin dejar de observar a su alrededor, por miedo a que no fuese el único orco, siguió su camino, siguiendo las huellas que el venado había dejado, y por fin pudo cazar algo, un pequeño conejo que le serviría de comida para el medio día.

Después de comer, se decidió a descansar un rato bajo una planta mirando al cielo, y vio asombrado como todos los pájaros huían hacia una dirección, y que nubes negras asechaban en al cielo, una tormenta se estaba por desatar, desde hacia varios días, le había llamado la atención, que los animales huyeran de la dirección hacia donde el se dirigía.

Una vez que se sintió con ánimos de seguir, tomo sus cosas y prosiguió su andar, por el sendero que el había imaginado seguir la noche anterior, la caza no estaba resultando para nada buena, y ni rastros ya de aquel venado gordo y grande, pero si había huellas de algo o alguien que caminaba con una vara o un bastón, ya que cada unos cuantos pasos marcados también se podía ver un hoyo en la tierra, como buen rastreador, dedujo que esas huellas no eran del venado, ni de aquel orco gris, y que habían sido hechas el día anterior y que se dirigía en la misma dirección que él.
Al atardecer escucho ruidos no muy lejos de donde el había decidido acampar, sentía como que alguien lo estaba observando, y como para intimidar al supuesto fisgón, tomo firmemente el mango de su espada, aunque sabia que no la podría desenvainar, pero, ¿Quién le aseguraba que alguien mas allí, además de él sabría esto?, antes de que la noche cayera, encendió una fogata, para calentarse, ya que aun seguían las nubes allí, dispuestas a mojarlo por completo en cualquier momento, juntó unas vallas, unas raíces, y algunos frutos que había recolectado durante la caminata de la tarde. A lo lejos los ruidos persistían, pero se apagaban con el correr de las horas. Después de comer, preparo su pipa con el tabaco que su padre siempre le daba cuando salía de caza, y mirando las estrellas de a poco se fue quedando dormido, cuando en lo mas profundo de su sueño, un gran alarido lo despertó, un gran estruendo de haceros chocándose, de rocas cayendo por un barranco, la tormenta que tanto lo asecho durante el día, se había desatado en la noche, las gotas que caían de las ramas de los árboles apagaron las llamas de la hoguera y lo empaparon de pies a cabeza, buscó refugio en el hueco de un viejo árbol y se guareció allí, hasta la mañana.

El alba llego y con el una brisa fría que calaba los huesos, mojado como estaba decidió seguir, el quedarse a que sus ropas se secaran le tomaría mucho tiempo y no quería pasar mas tiempo de lo deseado allí, ya que los ruidos volvieron y se hicieron mas fuertes aun, pero siempre hacia el lugar donde se dirigía.

La mañana comenzaba como las demás mañanas anteriores, sin nada que cazar, y como el día anterior, con esas extrañas huellas que esta ves estaban mas frescas, de repente, y como si de un fantasma se tratase, vio al venado gordo nuevamente ante el, a unos 300 metros delante, creyó que esta ves si lo iba a atrapar. Sigiloso empezó a asecharlo, acercándose cada ves mas hasta el punto en que estaba a solo unos 30 metros, y cuando se dispuso a lanzarle una flecha, vio como una gran lanza daba muerte al venado que había estado siguiendo durante días. Se pregunto de donde provenía esa lanza, quien le había acertado a su venado, quien mas estaba cerca, y vio salir de unos matorrales a un ser de aspecto raro, algo que nunca había visto, pero si oídode el, un prrotectorr, una criatura la cual se creía extinta ya, morrudo aspecto, músculos marcados cual guerrero, orejas pequeñas y cara de perro enojado, según los cuentos de los ancianos en su comarca, sin duda se trataba de un prrotectorr, quien olía el aire como buscando algo, saco la lanza del venado, y Noble, al querer acercarse un poco para verlo mejor, dejo de mirar por un instante, y al alzar la vista ya no estaba mas que el venado allí, tendido y muerto, miro para todos lados y no vio nada, cuando de repente algo lo sacudió por su costado derecho, era el prrotectorr que lo había lanzado al suelo asiéndole perder el arco, Novle se incorporo, y no atino mas que a sacar su espada, o tan solo a poner su mano sobre la empuñadura, el prrotectorr se preparaba para atacarlo con su lanza cuando el joven apretó fuerte la empuñadura y saco su espada del eterno letargo, su hoja era brillante, su filo cortaba el aire y la respiración, paresia mágica, el prrotectorr, desistió de inmediato su ataque, Novle completamente asombrado no lo podía creer, y sin mediar pasos se puso en guardia aunque no era diestro con la espada, pero el miedo hacia alguien que lo quería matar, lo envolvió de valor, el prrotectorr se puso en posición de descanso y mirándolo a los ojos le dijo – tu eres el portador de la llave, la cual, solo saldrá de su vaina cuando en peligro la vida de este mundo este, no puedo hacerte daño, ya que soy tu protector, el encargado de que nada malo te pase, y mientras vida me quede, te protegeré de todo mal, disculpas te pido si te he asustado, mi nombre es Coollo y a tu servicios estoy-

Capitulo 2 “Protectores”

Novle, no comprendía lo que pasaba, el que mato a su venado, aquel que intento agredirlo, ahora se convertía en su protector, ¿pero protector de que?, tomando al venado Coollo le dijo que lo siguiera, que estaba acampando no muy lejos de allí, y que le contaría el porque estaba en el bosque y porque hasta su muerte seria su protector.
Cortaron los mejores trozos de carne y las pusieron a cocinar en un buen fuego que estaba encendido, se sentaron y Coollo comenzó a contarle de los suyos, los protectores, eran una raza muy antigua, cuya misión era proteger a aquellas personas destinadas para hacer algo bueno en esta vida, que muchos fueron y hoy pocos quedan, pero que pelearan como antaño, por la libertad de todo ser viviente.
Ellos solían abitar el bosque, pero sus verdaderos dominios se encontraban mas allá de las montañas de Rosie donde todos ellos, o los que quedaban de su pueblo se encontraban viviendo en paz y armonía desde que Emos, había sido encerrado en el infierno, tras la guerra de los pueblos unidos de Nasir, la gran batalla por la cual todo aquel que podía pelear por su libertad fue convocado por Reyall el gran mago. Desde entonces dejaron de vagar por los bosques y esperaron el momento de volver a ser convocados para libertar nuevamente del mal, a los pueblos y a toda vida que corriera peligro en Nasir.
Comento que él es el elegido entre los suyos, para averiguar si era verdad que el mal aquejaba nuevamente la tierra, y que si eso sucedía, tendría que encontrar al portador de la llave, y guiarlo hacia las puertas de Vool para liberar al ejército blanco del rey, y no dejar escapar a Emos de su prisión. Le contó que en su camino hasta esta parte del bosque se topo con muchos enemigos, los cuales se estaban agrupando, y uniendo fuerzas con otras criaturas malvadas para poder liberar a Emos. Que aunque no es tiempo de felicidad, estaba contento de haberlo encontrado, y que debían buscar a Paul, el mago que los guiara hasta las puertas de madera del gran castillo de Ros, el rey de los hombres, donde seguramente, se libraría una nueva batalla entre el bien y el mal.
A todo esto, Noble entendía cada ves menos, pero sabia que estaba destinado a hacer lo que Coollo le dijo, ya que en cientos de años, nadie mas que el en su familia pudo desenvainar su espada, y que comprendía que su destino estaba ligado al destino de la libertad.
- ¿Hacia donde nos tendremos que dirigir Coollo, para encontrar a Paul?- pregunto Noble.
A lo que Coollo contesto – no se, no tengo conocimiento del lugar donde se encuentra, desde ya hace cientos de años que no se lo ve, desde que le dijo a Roollo, el rey de mi pueblo, hace ya 800 años, que hasta que el momento llegue, él pasaría su vida lejos, en un reino al cual solo se llega estando muerto, pero que cuando el momento llegue, volveria. El joven Novle, empezaba a entender la situación, que desde hacia mucho tiempo, no escuchaba relato mas parecido, al que su bisabuelo le contaba cuando él era pequeño, tenían que encontrar a Paul, pero no sabia donde empezar, y le pregunto al Coollo – ¿que estabas haciendo tan lejos de tu hogar, sin saber que encontrarías aquí a la llave? -
-Fui escogido, por mi rey, algunos de los pocos que llegamos a la edad carica, la edad en la que entran solo aquellos que poseen la edad para ser rey de mi pueblo, soy uno de los mas viejos de mi clan, soy el que mas vidas ha vivido, y que mas vidas vivirá, porque por mis venas corre, la sangre de los pocos, la vida por la que muchos de mi raza, mi gente, mi clan, darían su vida por vivirla.

Y como yo estuve en el momento en el que Paul se fue, y fui uno de los pocos que escucharon sus palabras, estoy aquí, cuando el mal aseche nuevamente, los encontrare aquí, en el bosque Nuberron, y aquí estoy, así que o lo encontramos o el nos encuentra primeo-.

Decidieron, comer algo, pasar la noche allí, y por la mañana siguiente, seguir camino hacia la dirección que los dos venían siguiendo, a lo más profundo del bosque. Se contaron cada uno de si mismos, de su pueblo, de las cosas que habían vivido, y se durmieron entre el silencio de un bosque calmo, pero que escondía muchas cosas en el silencio.
A la mañana siguiente, comieron algo del venado, que había quedado, apagaron el poco fuego que quedaba, y tomando sus cosas, partieron, caminaron por senderos, cada ves mas difícil se hacia el caminar, caminos hechos por animales, o antiguos caminos que usaban los duendes de los arboles, cuando habitaban el bosque y que ya no estaban, allí, porque se habían marchado ya hacia tiempo, a habitar la parte del bosque que linda con el mar, pasaron el medio día sentados a orillas de una pequeña cascada que caía de lo alto de una roca, roca la cual habían decidido escalar y seguir camino, después de descansar, y comer algo.
Sentados mirando hacia distintas posiciones, se miraron de repente, cuando un ruido fuerte, de quejas, gritos de ayuda, y alaridos, llego de muy cerca, y al mirar hacia un costado, pudieron ver a no mas de 50 metros, a una joven corriendo, seguida por dos criaturas pequeñas, con alas, que volaban de tras de ella, y mas atrás vieron a no menos de 5 orcos grises, con espadas y lanzas oxidadas corriéndolos, la joven cambio de dirección y se dirigió a la cascada y dando un salto la atravesó, pero las dos criaturitas se subieron a un árbol, a solo unos pocos metros de Novle y Coollo, y los orcos venían hacia ellos, Coollo le dijo a Novle- espero que seas hábil con tu arco, ya que tu espada solo volverá a salir de su encierro cuando tenga que abrir las puertas de Vool-
Noble no lo pensó y antes de que los orcos se acercasen mas, tomo su arco dos flechas y las lanzo dando muerta a dos de ellos, por su parte Coollo lanzo su lanza y en el aire, de ésta, salio por la punta una lanza mas fina, dando por muerte a los dos restantes que venían hacia allí, pero un quinto se quedo queriendo escalar el árbol para atrapar a las pequeñas criaturas, viendo esto, Coollo miro y le hizo notar a Novle que las pequeñas criaturas indefensas estaban en peligro, pero cuando el orco se acerco para agarrar a una de ellas, ésta lo pulverizo con un rayo de una pequeña vara que poseía.
Indefensos, dijo Novle, no lo creo, y corriendo a ellos observo que desde la cascada salía el mas vello rostro, de la mas bella mujer que jamas había visto, y al mirar hacia el árbol, los pequeños estaban bajando sin dificultad alguna.
Gracias buen joven, hola Coollo, dijo uno de los pequeños, y se presento como Danthe, y que junto a Dentho, eran los guardias de Hash Dion, princesa del reino de Dion, cuarta hija del rey de los infiernos Tuquer Dion. Y que estaban allí, porque Paul los había convocado cuando el volviese.
Novle, no entendía como ese pequeño conocía a Coollo y antes de que se lo preguntase, Coollo lo miro y le dijo – Danthe y Dentho son los discípulos de Paul, jóvenes aprendices de mago, que fueron puestos por orden de Paul, bajo la proteccion de Hash Dion, ya que no podían seguirlo-, y que se habían visto por ultima vez cuando Paul se había ido.
La joven los miro, y les dijo que ella era la guardiana de la puerta del cuarto infierno de Dion, y que Paul se encontraba allí por invitación de ella, ya que allí nadie podía envejecer, y que abriría las puertas de su infierno para que saliera el mago, después de decir esto, los pequeños se pusieron a su lado, refunfuñando y diciendo- bajo la protección, bajo la protección jeje- y mirando hacia la cascada la joven alzo su mano derecha y la cascada pareció detenerse, y de sus aguas que caían muy lentamente salio una criatura, baja, de pelos y barba muy larga, con un báculo en su mano, un gorro con una pluma escamada roja, de aspecto extraño, no parecía ni hombre, ni elfo, no tenia el aspecto de un duende, ni un demonio, tenia una gran nariz, pero que no le quedaba mal en el raro rostro que poseía, él era Paul.
Camino hacia ellos, y mirándose así mismo, sus ropas, su estar, dijo con vos ronca y apagada – que viejo estoy, los años que no pase aquí, me vinieron de golpe ni bien puse un pie en Nasir, - y sacudiéndose, como quien sacude un trapo lleno de tierra, salio de él, un montón de polvo que pesadamente callo al suelo, dejando ver a una criatura mucho mas joven, pero no menos extraña, y volvió a decir pero esta ves con vos mas vigorosa y fuerte – sigo estando viejo, pero no lo suficiente como para no poder hacer lo que vine a hacer.-

Capitulo 3 “ Paul convoca a una gran reunión”.

El viejo que salio de la cascada ya no se veía tan viejo, y acercándose a ellos, los miro, los llamo por su nombre a cada uno, y mirando el cielo dijo – una reunión pronto tendrá comienzo, y pronto tendrá fin, no muy lejos de aquí- y golpeando su báculo en el piso, hizo temblar la tierra, y toda criatura que fuese capas de pelear por su libertad contra el mal, supo que Paul había regresado, y que los convocaba en Palander, para reunirse y desde allí partir rumbo a sus destinos, morir libres, luchar por su libertad.
Los miro y les dijo que partir debían, que ya todos sabían que hacer, que llegar lo mas rápido posible era conveniente, porque por lo visto, no estaban solos en el bosque, los cuerpos de los orcos muerto eran presagio de que pronto vendrían mas, y al mirarlos solo dijo- esto es lo más que el mal pudo juntar, orcos grises de los pantanos, inmundicias mal olientes, que no tienen valor alguno- pero Coollo lo miro y le dijo que no eran solo orcos, que de camino a allí, él había visto a muchas mas criaturas que destilaban pura maldad, que convocados por los tres hechiceros Murgol habían sido, y que de partes lejanas trajeron consigo a otras bestias nunca antes vistas en Nasir.
Conversando de todo lo que estaba pasando, la joven y sus dos acompañantes, Novle y Coollo, partieron rumbo a Palander, con Paul a la cabeza, la joven montaba un caballo negro, que salio de la cascada, una bestia de ojos rojos como el fuego, y de mal carácter, que solo se calmaba cuando Hash le hablaba, los pequeños, Danthe y Dentho, caminaba junto a Paul, quien les preguntaba cuanto habían avanzado en su aprendizaje de magos, a lo que ellos contestaban, que cada día eran mejores en las artes mágicas, que no se preocupase, que ellos llegarían a ser grandes magos como él algún día. Caminaron durante varios días, sin ver nada raro en su camino, al cuarto día llegaron a un lugar en el bosque en el cual no había árbol alguno, era una especie de círculo en medio del bosque, del cual salían varios caminos, y desde donde se podía ver claramente el cielo, con un verde césped que cubría el suelo.
Hemos llegado dijo Paul, este es Palander, el lugar desde donde partió toda vida conocida en Nasir, y mas allá de él, el lugar donde he convocado a todos, y desde donde partiremos para luchar por la libertad y la paz.
- Pronto vendrán de todas partes, amigos que hace mucho no veo, gente con la cual camine en esta vida, y luche por defenderla, viejos amigos que contentos se pondrán de verme- dijo Paul, mientras se sentaba a descansar en una roca, ya no se lo veía viejo, ni gordo, no estaba encorvado como al salir de la cascada, se lo veía con fortaleza, como si fuese otro, del que salio del infierno de Dion. Pasaron dos días allí, y Novle se preguntaba si alguien vendría, o si ellos solos tendrían que partir a la guerra, de repente, Dentho dijo- parece que se acercan nubes de lluvia, y vienen muy rápido, y la tormenta párese ser bastante grande, a lo que Danthe dándole un golpe con su vara en la cabeza, le dijo,- esas no son nubes tonto, son, sonnnn, esteee, son Alcor, hombres con alas, no es así mi señora-, así es Danthe, dijo Hash, -son hombres de las nubes, viven en Jamica un lugar vello de paz y prosperidad, son de una raza guerrera, sus hombres son hábiles guerreros, y sus mujeres lo son igual, solo que ellas son de un blanco tan hermoso, pero no irán ellas a la guerra, solo ellos, las damas se quedaran en su hogar, por si la batalla se tuerce a favor del mal, para poder defender su reino-.

Bajaron unos cientos de hombres con alas de color pardo, eran robustos y fuertes, y poseían armas de distintos tipos, espada, arcos, lanzas, se formaron de forma pareja y uno de ellos se puso al frente, se acerco mirando a Novle, y dijo- soy Avex Cor, general de los Alcor, y hemos venido a Palander para luchar al lado de Paul, como en tiempos remotos mi gente lo hizo, honrando así, una vieja y gran amistad- viejo amigo Avex, tanto tiempo sin verte y no has cambiado en nada-, dijo Paul, y mirando a Coollo, Novle y los demás, prosiguió, - estos son guerreros de los vientos, guardianes del soplo divino de Vandaval-,se extendieron las manos dándose un fuerte apretón, y de repente, salieron de un camino lateral todo un ejercito de prrotectorr que saludando cortésmente, pero con una noble firmeza mirando hacia Paul y Coollo, que era el único que podía llevar a su pueblo a la guerra, ya que solo el rey, puede hacerlo.
Conversaron todos juntos, el hermano de Coollo, Roolo, se acerco a darle un fuerte abrazo y saludarlo, ya que desde que Coollo salio de su hogar, habían pasado ya 5 años, a todo esto, Novle pensaba – que son hermanos no hay duda, y que cada ves son mas las criaturas en Nasir que contestaban al llamado de guerra y libertad , que Paul había hecho-, pero no savia si eran los suficientes o no, ya que no sabia a lo que se enfrentaban, pero como muchos eran, muchos serian los enemigos, pero confiado estaba, ya que notaba un estado de hermandad antigua que se afianzaba cada ves que aparecían nuevas criaturas que Novle solo había escuchado en historias.
Novle no salía de su asombro, pudo conversar con gente que no conocía, que extraña de forma y aspecto eran, pero le resultaban muy amigables, pero algo de repente estremeció el bosque, y todos callaron, y en posición de defensa quedaron, cuando de pronto escucharon sonidos de cornos en el aire, de frente, a varios cientos de metros de ellos, los árboles crujían, las copas se veían mover, y el aire estaba enrarecido, y muchos pasos firmes se escuchaban de bestias que se movían hacia ellos, cuando de repente vieron salir del bosque a una caballería montada de hombres, con un paso elegante, grandes carretas acorazadas, tirada por los mas grandes bueyes, y soldados, todos ellos con relucientes armaduras unos escudos ovalados, su armadura tenia un rojo conocido para Noble, ya que estaban echas de acero y plumas escamadas, que solo los dragones las poseen, y mirando a Paul, pudo comprender de que amigos eran, y ya nadie estaba a la defensiva, sino aguardando dar la bienvenida.

Al llegar a ellos dos de los saldados a caballo se acercaron a Paul dos hombres a los que Paul los saludo- Slep y Namir, hijos del rey de las tierras de los dragones-, su padre anciano estaba y en su lecho de muerte había mandado a sus únicos dos hijos, herederos al trono, a luchar contra el mal, para poder morir en libertad, sus hijos y su pueblo lucharían, Paul acercándose, y saludándolos como a todos los demás, con alegría de que estén allí, con gestos de mutua admiración todo un ejercito de criaturas acampaba en Palandir esperando algo mas, cuando Paul, tomo su báculo, y mirando al sur, dijo –castillo cristal esta siendo atacado, Reina Cristal pide ayuda, si castillo cristal cae, podrán romper el candado de las puertas, sin usar la llave, la cual le fue dada, a tres hermanos, hechiceros que combatieron junto a Rellan el mago que montaba en un dragón de batalla blanco, que junto a los pueblos unidos de Nasir, pudieron encerrar al ejercito de Emos en el infierno de Dion, mago que sacrifico su vida junto al Ejercito Blanco del Rey para empujar dentro del infierno y dejando serrar las puertas tras de ellos para no dejar escapar a ninguna criatura de alma malvada, quedando atrapados allí destinados a luchar por siempre, a morir en batalla de día, y revivir por la noche para eternamente volver a pelear, los tres hechiceros serraron la puerta con el poder de su magia, sellándola para que nada malo de ese infierno pudiera salir, después de que el mal se fue de Nasir, los que allí habían peleado se reunieron frente a la puerta y Reina Cristal toco los candados, haciendo que estos se congelasen, tornándose irrompibles, la llave se la dieron a los tres hechiceros, si castillo cristal es tomado por el mal, los candados se romperán, dejando a la llave en libertad de abrir la puerta- pero lo que no entendía era el porque los tres hechiceros querían abrir las puertas, ¿porque sus almas eran negras ahora?, algo malo había pasado en su ausencia, algo lo cual él estaba preparado, previendo un gran plan, por si algo así llegaba a suceder en su ausencia.
-No debemos dejar que castillo cristal caiga-, dijo Paul,- debemos ir a combatir, el gran eclipse de los tres lunas en el cielo, será pronto, es el momento en el cual los candados dejaran de tener el hielo que Cristal puso en ellos, pero si castillo cristal cae antes, no tendrán que esperar al eclipse para abrir las puertas, no podemos ir todos, solo algunos de nosotros irán-, cuando termino de decir esto, del bosque salieron unas personas con largas capas y capuchas en sus cabezas, a lo que contestaron nosotros iremos a castillo cristal, los demás tienen que partir de inmediato hacia las puertas de madera, el tiempo se nos agota Paul, y no somos los suficientes para hacer frente a las fuerzas oscuras que los hechiceros han juntado.
Eran elfos, magos elfos, y eran 19, nueve pares de gemelos y uno mas, Paul los saludo y les dijo que los esperaba, magos de una raza que ya no habitaba Nasir, pero que su gente los había dejado allí, con la misión de eliminar a un gran ejercito, 10 pares de gemelos elfos, solo faltaba uno, a lo que Paul pregunto
- y Deròdotas?,- un de los elfos, Dèrotas su hermano contesto,
- él a muerto ya hace muchos años, cuando frente a las puertas de madera intento cerrar una brecha que algo o alguien había abierto desde Dion, fue cuando los hechiceros fueron corrompidos por el mal, algo negro salio de Dion, y corrompió a cada uno de ellos, Deròdotas intento acabar con el mal, pero los hechiceros fueron mas fuertes, la magia negra de los tres envolvieron a mi hermano, sacándole su esencia, y matándolo vilmente sin darle posibilidad de poder defenderse dignamente, que Emos seria ayudado de los dos lados de la puerta para salir, y que por los dos lados ellos debían atacar, y pronto. Tuquer Dion esta ayudando a Emos, pudo mandar a tres almas negras que se filtraron apoderándose de los hechiceros, haciendo que sus almas se ennegrecieran para poder hacer así su voluntad-.
Paul asistió a que los elfos vallan a castillo cristal, con ellos irían también varios Alcor que ofreció gentilmente Avex, y los demás partirían rumbo a las puertas de madera del gran castillo de Ros, pero a Novle le esperaba otro destino a seguir, Paul mirándolo le dijo,- tu joven Novle, no puedes acompañarnos, ya que debes partir a otra parte, a la puerta de Vool, que abre las puertas desde adentro, en tus manos esta el atacar por dentro a Emos, si la puerta es abierta desde afuera por el mal, solo podrá salir de ella, el mal, pero si llegas a abrir las puertas tu, solo el bien podrá salir, para ello, partirás a Dion, lugar donde solo muerto se llega, pero como estarás con Hash, podrán entrar sin perder la vida, solo tendrás que invitarla a ella a que te acompañe, solo así ella los hará pasar al cuarto infierno de Dion, donde ella es reina y soberana, iras con Coollo, ya que es tu protector, y pasaran por los restantes tres infiernos de Dion, para llegar a la puerta, espero que nada malo les pase, pero se que van en compañía de una de las hijas de Tuquer Dion, y que ella los llevara por senderos hasta tu destino-, y acercándose, le dijo al oído, - y también solo tu, tienes el poder de elegir a quien te siga acompañando en tu camino- a lo que Novle se quedo pensando en esas palabras, ya que no entendía lo que significaban, pero pensó que como las palabras de su padre, seguramente tomarían sentido en algún momento.
Todo esta listo, dijo Paul, henos aquí nuevamente, los pueblos unidos de Nasir, juntos para pelear nuevamente contra la opresión, alzo la mirada, y dejo a los elfos que partieran a castillo cristal, pero que no iban a ir tantos mas con ellos, ya que el destino de cristal estaba sellado, por eso los elfos estaban allí, cinco hombres fueron llamados como voluntarios, y cinco Avex, que juntos tomaron el camino hacia castillo cristal, adentrándose en el bosque, tomarían el camino que los llevaría al pie de las montañas del reino Cristal, y desde allí irían por el río congelado hasta el castillo.
Paul y los demás tomaron el camino a las puertas de madera, eran muchos que hacían retumbar el suelo en su marcha.

Capitulo 4 “una nueva historia comienza”

El pequeño ejercito que se dirigía a Castillo Cristal entro en el bosque de Nuberron, con los 19 elfos a la cabeza, los hombres y los Avex, venían detrás conversando de aventuras vividas, caminaron durante varios días por el bosque, nada malo ni raro se cruzaron en su camino, los medio días eran de descanso en grupo, los elfos proporcionaban la comida, no era rica para los demás, pero después de comerla, se sentían con animo, y ganas de seguir caminando, es así que caminaron sin ni siquiera dormir durante días enteros, y cada ves que comían paresia como si el cansancio se fuera a dormir y los dejara seguir tan bien y frescos como si recién se levantasen de una buena noche de dormir en sus propias camas.
Después del quinto día llegaron al pie de una gran montaña que estaba totalmente nevada en su pico, un camino estrecho conducía a otro camino aun mas estrecho que subía la montaña, uno de los elfos dijo que era por allí, y en ordenada fila fueron caminando por los caminos, llegaron a lo que les pareció el otro lado de la montaña y pudieron ver un lago, que aunque paresia que sus aguas danzaban, escondían algo, los hombres tuvieron miedo de poner los pies en ese lago, los Avex no tenían problema alguno, podían proseguir el camino volando, pero los elfos dijeron que el agua no los tragaría, que sin miedo debían caminar, venían en paz, y en ayuda, que el lago los conduciría a sus destinos, y uno a uno de ellos pisaron el agua, y esta se solidificaba a cada paso que daban, vengan, dijo Derotas, el lago nos permite el paso. Uno a uno los demás fueron adentrándose en el lago, con temor los hombres pisaron el agua, y como desconfiando, al pisar temblaban de miedo y frió y perdían el equilibrio, pero al caer el agua se congelaba y caían en el hielo, esto les hizo tomar confianza, y empezaron a caminar sin temor a caer en las aguas heladas del lago, caminaron todos ellos, hasta encontrarse con una especie de embarcadero, y allí estaban barios barcos en mal estado, subieron a uno de ellos, y desde él, al embarcadero, y al final de este, podían ver un camino, siguieron el sendero hasta llegar a una gran cueva que se hundía en la montaña, Bluess, uno de los elfos dijo que Castillo Cristal estaba cruzando del otro lado de esta montaña, pero que no pasarían por la cueva, ya que los barcos no habían sido dejados allí para que el tiempo los borrase, sino que habían sido destruidos por alguien, para que nadie pudiera salir del reino, y que la cueva había sido prolijamente hecha una trampa, y tomando su arco, éste lanzo dentro de la cueva una flecha, y desde dentro se hoyo un ruido, la flecha se torno envuelta en llamas, algo dentro de la cueva, en las paredes, salto hacia la flecha encendiéndose cuando la toco.
No pasaremos por aquí dijo, los hechiceros maldijeron este paso, tenemos que rodearlo, y siguieron rumbo al castillo, pero esta vez por unas escaleras precarias a cual le faltaban escalones, pero que se podía transitar, fueron caminando con cuidado, hasta llegar frente a una puerta, la cual estaba serrada, empujaron fuertemente y lograron abrirla, y vieron de repente a un ejercito de orcos, luchando contra unas guerreras, las Cleaptras, sin dudarlo un instante tomaron armas en el asunto, y lucharon todos ellos, los elfor, los hombres y los Avex, era la ciudadela de castillo cristal, que se erguía tras ellos esplendoroso, mataron a casi todos los orcos, y bestias horribles sin nombre alguno, los que quedaron con vida se escaparon rumbo al puente de Vaal Basen, cruzándolo a toda marcha y desapareciendo en el horizonte.
Una de las Cleaptras, general de las fuerzas encargadas de proteger a Reina Cristal, se acerco y dio las gracias, les dijo que ya hace días estaban siendo asediadas por las fuerzas del mal, y que muchas de sus guerreras murieron, si ellos no llegaban a tiempo, no hubiesen podido defender el castillo, y hubiesen tomado Reino Cristal, pero que esto no quedaba allí, las fuerzas del mal se reagrupaban mas allá del puente y otro ataque seria inminente, pero que por el momento estaban a salvo, los invito a entrar al castillo, a que comieran, bebieran y descansasen.

Mientras tanto a muy lejos de allí, Novle, Coollo, y Hash, llegaban a la cascada por la cual salio Paul, la princesa dijo que esta era la entrada, alzando su mano derecha hizo que la cascada se detuviese y mirándolo a Novle le dijo,- solo tu me puedes invitar a seguirte, si no es así, pasaras, pero dejaras tras de ti tu vida, también debes invitar a Coollo a seguirte, pasaremos con tigo, yo, puedo pasar si quiero, pero no acompañada, solo di que quieres que te acompañemos y así podremos pasar los tres-, el joven asistió al pedido y dijo en vos alta- acompáñenme hacia Dion, entren con migo-, y de la cascada broto una puerta gris plata que se abrió en dos hojas y Hash dijo que ya estaba, que podían pasar sin problema alguno, y así lo hicieron, entraron al cuarto infierno de Dion.
-Este es mi reino, aquí soy la mas, aquí soy yo, Hash Dion, soberana de toda vida y de toda muerte- dijo Hash. Novle y Coollo no notaron nada raro, se esperaban un lugar despojado de vida, hundido en la mas absoluta oscuridad, pero no, el lugar era parecido al bosque de Nuberron, árboles, pasto, aves, y un cielo totalmente gris, despojado de nubes, Coollo preguno – Señora Hash, no imaginaba su reino así, no pensé que habría tanta vida en un infierno el cual solo alberga muerte, no me explico el porque es este lugar así-, a lo que Hash le contesto,-es porque aquí, vienen después de muertos solo los seres inanimados que fueron usados para el mal, así como los pequeños animales del bosque, aquí no se aceptan vidas ni de hombres, elfos, o cualquier otra criatura que no sean las que ves, pero antes de seguir solo debo decirles algo, tendremos que pasar por los restantes tres infiernos de Dion, hasta llegar a las puertas de Vool, eso implica el tener que toparnos con mis tres hermanas, Seda y Canàis, si esto pasa, nos bloquearan el paso, pero peor aun, ellas tienen guardianes, son los Ssatir, dos cada una, demonios sin alma ni vida, si así sucede pelear será lo mas indicado, es por eso, que somos tres los que vamos, y no tu solo joven Novle-.
Prosiguieron su paso por un camino de arena que pasaba por el bosque, los árboles, aunque parecían normales, estaban hechos de partes de alguna cosa, de algo que para Coollo paresia conocido, y así era, muchos de ellos estaban hechos de arcos, flechas, y todo armamento utilizado para la guerra, se dio cuenta al ver un árbol hecho de lanzas hechas por Prrotectorres, y al querer tocarlos Hash le dijo gritando,- No, no toquen nada de este infierno, sino parte de ustedes se quedara aquí, no toquen nada que yo no les permita tocar-, lo dijo de una forma exaltada, preocupada, como ocultando, o como no queriendo decir algo.
Después de caminar por horas y horas, decidieron descansar bajo un gran árbol, el cual paresia estar hecho de partes de catapultas, y Hash mirando a Coollo dijo,- si Coollo, este árbol formo parte de las catapultas de Emos, con las cuales destruyo el reino de tu gente en el bosque, empujándolos a vivir en donde están ahora, no teman, ahora si, pueden tocar lo que quieran, permiso mió tienen, pero cuidado, no hagan caso a las voces que puedan salir de los árboles-, sentados comieron, pero Hash nunca desmontaba de su caballo, hermoso pero bestial al mismo tiempo; ella mirándolos les dijo que poco faltaba para abandonar su reino, y que pronto seguramente las dificultades empezarían a llegar, pero que juntos siempre debían permanecer, ya que si uno de ellos se perdía en el reino de una de sus hermanas, ella nada podría hacer para salvarlo, que sus poderes se acababan al pisar los dominios de sus hermanas, el próximo infierno es el de Seda, y que sus guardianes gigantes eran, que un solo ojo tenían, pero que uno podía ver lo que el otro veía, y así eran una sola visión, pero que esa visión era su perdición.

Después de descansar, y comer, siguieron su marcha, hasta chocarse con un río, Hash dijo que debían marchar río arriba hasta el paso al otro infierno, lo que le llamo la atención a Novle y Coollo, que el río era rojo, a lo cual Hash dijo que era sangre de los muertos en batalla, sangre de los muertos en el reino de su padre, de los guerreros que mueren de día pero de noche vuelven a la vida para luchar por la mañana siguiente, al llegar a una cascada Hash dijo que habían llegado, que la cascada era la puerta a otro infierno de Dion, que desde alli en adelante, tendrían que ir uno a cada costado de ella, alzando la mano derecha, de la cascada salio una puerta, pero ésta no era como la anterior, era negra y de ella brotaba sangre, se abrió, y lentamente pasaron, al pisar el caballo el tercer infierno se puso como loco, pateo a Coollo quien salio despedido hacia un costado, Novle se agacho justo a tiempo que una patada iba dirigida a su cabeza, y Hash tomando fuertemente las rienda lo calmo,- discúlpenme, es que jamás él había pisado este infierno, y yo, hace ya mucho que no vengo por aquí-.
Éste infierno no era nada parecido al anterior, las cosas eran mucho mas grande de lo normal, era sombrío y oscuro, una soledad absoluta paresia vivir allí, los árboles eran enormes y negros, no se veía ningún animal, no corría ni una brisa de viento que indicase movimiento alguno, todo estaba tan calmo y quieto que el solo respirar parecía como si estuviesen haciendo movimientos bruscos, o ruidos que ocupaban todo, - este es el infierno de Seda-, dijo Hash,- todo esta hecho de penas, de quebrantos, de sufrimiento y dolor, si tocan algo aquí, ese dolor les calara los huesos, no debemos hacer mucho ruido, ya que aquí todo esta hecho de silencio, para que mi hermana se entere de que alguien esta aquí, pero estamos en Carelia, la fecha en que ella descansa de de su viaje por la tierra, recolectando todo el dolor y el sufrimiento que los seres en agonía le pueden dar, si no nos hacemos notar mucho, pasaremos inadvertidos por aquí, solo temo que sus guardianes nos encuentren-.
Siguieron el mismo rió de sangre que también fluía en el reino de Hash, era un infierno inquietante, de repente Hash dijo- estamos en peligro, algo se acerca hacia nosotros, aserquence lo mas que puedan- y tapándolos con su manta, Coollo y Novle desaparecieron bajo ella, y al frente, los árboles se empezaron a mover, por primera vez se oían ruidos en ese infierno, y de los árboles salieron dos gigantes, los que Hash había comentado, los de un solo ojo, aspecto horrible, grandes colmillos salían de sus bocas, peludos, y sus armaduras estaban hechas de huesos, se acercaban con pasos firmes y fuertes mirando a Hash de una forma grotesca, como devorándosela con la mirada.
- Que hace aquí, la hija menor del señor de los infiernos, que esta tratando de hacer, cruzando sola por los territorios de Seda, reina y señora de este lugar, díganos señora-, Novle y Coollo estaban totalmente invisibles bajo el manto de Hash, y vieron que los gigantes al hablar decían los dos lo mismo, como si fueran una sola vos, Hash les contesto- solo me dirijo a ver a mi padre, y para ello pasar debo por los infiernos de mis hermanas, nada mas debo decirles a ustedes criaturas repugnantes, no son merecedores de escuchar mi vos, mas que para decirles que se aparten de mi camino o sus vidas muertas, tendrán fin aquí mismo-, a lo que los gigantes respondieron,-tu no eres nadie para decirnos lo que debemos hacer o no en estas tierras, habla ya-, sus miradas delatan temor-, dijo Hash, y a los costados se pudo ver un sutil movimiento, y de bajo de su capa salio una flecha de Novle, y la lanza de Coollo, que impactaron en cada ojo de los gigantes, éstos retorciéndose y arrodillándose agarrándose las cabezas cayeron al piso, sus cuerpos se volvieron negros, y se rompieron en mil pedazos, Novle y Coollo salieron del manto, tomaron, uno su lanza y el otro la flecha, miraron a Hash, y ella les dijo que ya estaba, los guardianes de su hermana no molestarían mas, riéndose como gozando de la situación, pero esa sonrisa se le borro del rostro cuando a lo lejos en el cielo se veía venir a una gran dama, tan o mas hermosa que Hash, estaba montada en una nube negra, que despedía una estela gris a su paso,- o no, mi hermana-, dijo Hash-, al llegar hasta donde estaban ellos, bajo de su nube, miro a los tres, y noto que sus guardianes estaban convertidos en pedazos de carbón y les dijo.
-¿Quien a hozado matar a mis guardianes, que hace aquí la hija menor de mi padre, quienes son ustedes dos, por que han llegado tan lejos sin que yo me haya dado cuenta?, rápido, contestarme, o los fulminare, y les haré pagar lo que han hecho-, Hash le contesto que venia con Novle hijo de Samble, portador de la llave de Vool, y con Coollo rey de los Prrotectorres, y que iban a pasar hasta el infierno de su padre, que así como sus guardianes estaban muertos ya, el mismo destino le esperaba a ella si no los dejaba pasar, a lo que Seda riéndose alzo su mano izquierda y mirando a Novle y Coollo hizo que estos se retorcieran de dolor en el suelo, y con la misma risa que Hash tenia cuando los guardianes murieron, dijo a Hash que ella moriría por haber traído hasta ahí a estas dos criaturas, y Hash saco de un costado de su capa, un trozo de metal, el cual brillo cuando lo alzo, y dijo en vos fuerte,- ven a mi, no eres digno de ser parte de tan poco mal, ven a mi, y deja atrás lo que no te merece-, y después de decir esto, otro pedazo de metal salio del pecho de Seda, quien grito fuerte,- no, no puede ser, a ti no te dio nada mas que el poder salir de Dion a tu antojo, como lo conseguiste, no-, después de esto, Seda callo al piso, Novle y Coollo se pusieron de pie mirando a Seda, que se iba haciendo cada ves mas pequeña, hasta convertirse en nada, y desapareciendo, y el trozo de metal que salio de ella, se unió al de Hash, Noble y Coollo no entendían nada, sabían que algo raro estaba pasando, y Coollo le pregunto,- ¿que a pasado, como lograste hacer eso, que fue lo que hiciste, que es lo que tienes en la mano?-, Hash los miro y les dijo que no podía decirles nada por el momento, que cuando llegue la ocasión ellos sabrán lo que ella había hecho, pero que no se preocupen, estaban a salvo y que debían pasar al infierno de su otra hermana para seguir su paso a la puerta de Vool.

Capitulo 5: “los caminos se empiezan a juntar”

Paul y los demás tomaron el camino a las puertas de madera, eran un gran ejercito que caminaba a paso ligero, ya que el tiempo los apremiaba, a su paso, mas criaturas del bosque se les unían, no muchas, pero sumaban a una causa justa, duendes, enanos, hombres de pequeñas comarcas y otros mas de aspecto extraño, como aquellos que al cruzar un puente por sobre un pantano, salieron del agua, eran regordetes y parecían sapos.
Paul iba a la cabeza con Danthe y Dentho, charlaban sobre hechizos, conjuros y cosas de magia que los pequeños habían aprendido durante el tiempo en componía de Hash, Paul les dijo que llegado el tiempo tendrían que demostrar que eran buenos magos, que deberían poner en practica lo aprendido y que siempre tenían que despejar sus corazones de toda maldad, ya que con ella no se lograba mas que eso, maldad. De ves en cuando miraban para atrás, y se decían que si serian los suficientes como para dar batalla a las tropas del mal, pero terminaban diciendo que si luchaban por una justa causa no tenían que tener temor alguno. Fueron pasando los días y se acercaban a su objetivo, Paul estaba cada ves mas erguido, como si el caminar hacia la lucha lo rejuveneciera, una noche, mientras estaban descansando oyeron ruidos en el aire, que llegaban de todas direcciones, y pudieron advertir que en el cielo oscuro los sobrevolaban los tres hechiceros, Paul tomo su báculo y todos se armaron enseguida, no teman, dijo Paul, solo están observando y evaluando nuestras fuerzas, y los hechiceros comenzaron a reírse y a escupir a los soldados, Paul con su báculo hizo en el aire un movimiento de semicírculo y los invito a marcharse, a lo que uno de los hechiceros le respondió de mala forma que iban rumbo a sus muertes, que no sigan si querían vivir aunque sea como esclavos, Danthe tomo su vara y diciendo unas palabras que para los demás sonaban raras hizo que se levantase un gran viento, a lo que Dentho lo siguio diciendo algo parecido pero con vos mas enojada, y el viento de Danthe hizo que los hechiceros tuvieran que luchar contra las ráfagas para moverse y así los alejaba cada ves mas, pero el viento de Dentho soplo por sobre todo, los hechiceros y también por sobre ellos, ocasionando un caos en las tropas de Paul, quien tomando su báculo con sus dos manos dijo,- calmate viento, que solo soplar se te pidió, cálmate viento que ya soplar no debes-, Paul miro a Dentho y le dijo que debía medir sus conjuros, Dentho pidio perdon mirando a todos.

Ya no volverán mas a molestarnos, pero pudieron observar nuestras fuerzas, pero eso no debe preocuparnos, dijo Paul, luego de todo esto retomaron el descansar en una noche fría junto a fogones que brindaban cobijo. A la mañana siguiente siguieron su marcha, el camino se iba estrechando cuando llegaron a una bifurcación, Paul ordeno detener la marcha, todos se acomodaron para ver que camino se decidiría tonar cuando Paul llamo a Danthe y a Dentho, también a Slep y Namir y en vos fuerte dijo para que todos lo oyeran,- aquí hemos llegado por fin, al lugar donde el camino se divide, y dividirnos debemos, unos iremos por el camino de piedra, cruzaremos las montanas por entre medio de ellas, otros tomaran el camino de tierra y llegaran al otro paso que lleva a las puertas de madera, debemos atacar por frentes distintos para debilitar al enemigo, y viejas alianzas aun deben renovarse-, eso de viejas alianzas no las entendió nadie mas que Paul, ¿ a que otras alianzas se refería?, nadie comprendió, pero nadie recrimino la separación del ejercito, así como nadie le cuestiono lo dicho, Paul ordeno a Danthe y Dentho que junto al ejercito de Namir tomasen el camino de tierra, mientras los demás seguirían junto a Paul por el camino que los llevaba a lo profundo de las montañas.

Antes de dividirse Paul dijo,- vallan con cuidado, no sabemos que es lo que nos espera frente a cada paso dado, Danthe, Dentho, espero que dejen de ser mis aprendices, así como yo lo deje de ser de Rellan, para convertirse en buenos magos, en magos buenos, nos encontraremos al otro lado cuando el momento de luchar se haga presente-, y así, el ejercito se dividió y tomo cada uno por distintos caminos.

A todo esto Hash Novle y Coollo seguían rumbo a las puertas de Vool, después de pasar el encuentro con una de las hermanas de Hash, siguieron caminando Hasta llegar a otra cascada del mismo rio de sangre, sabían que al cruzarlo entrarían al siguiente infierno, que de seguro les traería la complicación de tener que vérselas con otra de las hermanas de Hash, y que les resultaría mas difícil pasarlo, Hash les dijo,- pasaremos al infierno de Lechgona, y creo que nos estará esperando, así que atentos tendremos que estar-, y levantando su mano salio de la cascada una puerta de fuego, que se abrió de par en par y pasaron rápido temiendo quemarse en ella, las puertas se serraron y frente a ellos pudieron ver un infierno de cenizas, todo estaba quemado, y el olor era insoportable, los pocos arboles que había desprendían llamas de fuego, del rió brotaban lenguas de fuego, y todo se quemaba dejando cenizas que eran llevadas por un viento a todas partes, Hash dijo mirándolos,- en este infierno se quema todo lo bueno y lo malo, aquí no hay distinción alguna, también aquí no toquen nada, ya que arderán como todo aquí, sigamos por el camino a la vera del rió, y si no perdemos tiempo es posible que mi hermana no nos moleste, pero creo que si nos va a molestar, ya que todo se esta quemando mas rápido que lo normal aquí-, siguieron caminando, aunque todo ardía en llamas, no despedía calor alguno, Coollo le pregunto a Hash si esta hermana también tenia guardianes, a lo que encontró una respuesta afirmativa seguida de una mirada penetrante de Hash.
Todo se tornaba cada ves mas tocado por las llamas que todo vuelven gris, aunque el olor era fuerte, no se tornaba difícil poder respirar, tomando el camino que seguía una orilla del río, no se percibía sonido alguno, y casi no se escuchaba los pasos que cada uno daba, la fatiga se hacia cada ves mas inminente, y decidieron descansar a orilla de una salida que hacia el río, desbordando un poco hacia un gran árbol carbonizado y humeante, las preguntas que Novle quería hacerle a Has eran muchas pero no sabia como iría a tomarlas ella, Coollo era menos racional que Novle y no puso muchas quejas ni dudas frente a lo que venia sucediendo hasta el momento, su preocupación no era lo que paso, sinó, lo que podía pasar de un momento a otro, sabia ya, que aquí también tendrían que enfrentase a dos guardianes, y lo que si pregunto él, justo en el momento que Novle le iba a preguntar, que era lo que ella había sacado de ente sus ropas, y porque paso lo que paso con su hermana, así que lo que se hoyo fue a Coollo preguntar por los guardianes,- como son, como los matamos-, Has contesto con vos firme pero de sombrío respeto o profundo temor, que ellos son diferentes a los anteriores, están hechos del mas puro calor de maldad, sus miradas queman, sus voces queman, no hay forma de apagar sus rojos corazones, son la muerte sin vida.

Comieron algo, como costumbre Coollo y Novle miraron a su alrededor buscando algo comestible en el suelo o a su alrededor, pero se dieron cuenta los dos al mismo tiempo, compartiendo una mirada de, es una lastima, se pararon, decididos a seguir su marcha, el dormir no estaba permitido hasta no estar bien seguros de que en ese lugar no se pudiese descansar con tranquilidad no lo harían, hasta el momento todo iba marchando bien, cuando a lo lejos pudieron ver a dos figuras, estaban en el camino, pero lo bastante lejos como para no poder reconocer bien que es, o que són, detuvieron la marcha, y los tres miraban y no podían distinguir bien, se preguntaron pero por mas que intercambiaran opiniones, ninguno podía distinguir bien que eran esas dos siluetas en el horizonte, no se movían, estaban quietos inertes y fijos a un lado del camino, has dijo que estaban muy cerca de la siguiente puerta, y que era inevitable el momento de saber si se tiene la suerte de poder terminar con lo que vinieron a hacer, la valentía para enfrentar a aquellos que ni la muerte molesta, decidieron seguir adelante, pero esta ves mucho mas precavidos, y formulando un plan de lo que se debía hacer, si són los guardianes, tendrían que encontrar la forma de que no los mataran primero, para eliminarlos de alguna forma, cada ves se acercaba mas, y si, lo que se temían se confirmaba a cada paso que hacían para acercarse. El cruzar la puerta estaba cerca, pero antes tenían que pasar por entre medio de esas dos figuras clavadas en el piso, de forma rectangular, casi al llegar emergió del costado de una de las figuras Canais, la guardiana de estos infiernos, era una rosa en medio de las cenizas, y muy tranquila con vos suave hablo.
-Has la hermana mas dulce de las tentaciones de los infiernos, las gracias te doy por ahorrarme trabajo al ser tu la encargada de cederme los infiernos de tu difunta hermana- sonriendo- pero lo que me pregunto es que haces aquí, y no te fuiste a ver la aldea que tu infierno es- y poniendo una voz mas fuerte y enojada- si queréis pasar por aquí tendrás que decirme el porque quieres pasar por donde no debes, las puertas al lugar que tu vas podrías llegar mas rápido desde tu hogar, pero si la razón es por la cual mataste a Ceda, permiso no doy para irse de aquí-.
Y de repente Coolloo y Novle sintieron como si el cuerpo les pesara y no los dejara seguir camino para salir, y las figuras tornaron de su letargo para dejar ver a dos bestias sin rostro, con ojos como la noche, que fijos los miraban pero no hacían movimiento ni ruido alguno, - no los mataran si me dice mí hermana la verdad de las cosas, si no es así, lo siento realmente por ustedes dos, criaturas engañadas por el encanto de Has-

Novle miro a Coolloo y a Has, y de repente los guardianes se encendieron, por sus cuerpos corría venas de lava que les fluían por todas partes, y al mismo tiempo Novle y Coollo sintieron algo que los quemaba en su interior, - esto es diferente- dijo Canais – el fragmento de carbón que me fue dado, se enciende con la muerte, y mi poder crecerá mas, y aunque fuerte tus fragmentos ardan ahora, no podrás detenerme.
De repente Coollo y Novle se vieron esquivando golpes de los guardianes que los atacaban sin parar, eran mas rápidos que los anteriores, o solo era que en los anteriores atacaron ellos primero.
-Mi cuerpo pesa mucho y no he comido nada- dijo Coollo.
-Me cuesta moverme a mí también- dijo Noble- pero si sigo así me cansare rápido-.
Los guardianes se movían rápido, pero toscos al hacerlo, lo que les facilitaba, al ser mas ágiles, que Novle y Coollo pudieran defenderse, aunque solo consista en esquivarlos, - no doy mas – dijo Coollo – siento fuego en mi interior, mi garganta arde, como este infierno- al oír esto. Novle se acordó de que el tenia agua que refrescaría con vida a todo lo que tocara, y sacando de su morral la pequeña cantimplora que el ada Sativa le había entregado la abrió y se la paso a Coollo, el cual tomo y bebió, y como quien apaga el fuego de un cerillo, sintió que el calor que lo consumía ya no estaba, y que podía moverse tan bien como cuando joven era, y golpeo fuertemente al guardia que lo acosaba, pero de eso solo obtuvo unos segundos, ya que el guardián seguía su arremetida, Canais pestaño fuerte y con ello hizo que Has y Novle quedasen tiesos, inmóviles, ni el gran caballo de Has, fuerte y malo podía emitir movimiento alguno; Has como podía aun usar sus fuerzas en cualquiera de los infiernos, podía moverse pero de una manera esforzada y agitadora, logro sacar de entre sus vestiduras los fragmentos de carbón, Novle la miro, y no entendía de que se trataba el asunto de esos fragmentos, pero esta vez al alzarlos no hacían el mismo efecto anterior, y Canais los miro, sus guardianes se detuvieron, y con una sonrisa en la vos les dijo – estas muy débil mi hermana, y fuerte me haré, y querrás no sufrir al morir, solo una muerte, mátenlo- y al terminar de decir esto, los guardianes saltaron hacia Coollo, los esquivaba como podía, pero a cada golpe de muerte que daba, no pasaba nada, los guardianes no morían, Coollo tenia aun la cantimplora de Novle,- estas criatura son no morto, Novle amigo, debes tomar de esta agua, pero como las circunstancias no me ayudan, creo que no podré llegar hasta ti, y mas me alejan estos dos-. Tomando su lanza con una mano y en la otra la cantimplora, luchaba y se alejaba, sus estocadas no causaban nada bueno para Coollo, y de repente, Has que estaba con su brazo extendido miro a Novle y le dijo – solo un suspiro te doy, y es lo mas que puedo darte, date prisa, no tienes tiempo- y mirándolo con una gran ternura y un breve suspiro, Novle pudo moverse, y diciendo a si mismo, rápido, rápido, lo primero que se le vino a la mente fue, que hacia demasiado calor, y gritándole a Coollo que los mantenga en esa posición, saco una flecha del sextante, cargo su arco y con fuerza tenso su arco, y grito – la cantimplora, lánzala detrás de ellos-, y Coollo lo hizo, lanzando su flecha Novle atravesando la cantimplora y a los guardianes llena de el agua que hizo de sus venas rojas de lava un azul de mar profundo, y cayeron los dos al piso y no se movieron mas, Canais se tiro arrodillada al piso, con una fuerza que hizo estruendo después de un silencio de agonía, y de su pecho salio un fragmento que se unió a los que Has aun tenia firmemente en su brazo extendido, y en silencio y sin ningún otro movimiento que agachar la cabeza, Canais cenizas se hizo.

- Esto llego a su fin- dijo Has- esta dura roca, se ha roto ya, y su permiso para pasar ya no es necesario-

Me tengo que colgar a terminarlo, es un flash que tube hace un tiempo, saludossss....


Tags: