Dile adiós a la mediocridad...

Para muchos hoy en día la mediocridad es algo normal, están satisfechos con su vida que no hacen el mínimo esfuerzo en buscar una vida de excelencia. Es tan fácil ser mediocre y tan difícil ser excelente que no se esfuerzan en tener un plan para desarrollar todo su potencial y lo mas triste es que todo lo dejan “a la voluntad de Dios”, allí se escudan para no tener éxito, para no ser excelente en la vida...

Algunas de las frases típicas que más escucho en este tipo de personas son: ! Para que intentarlo!, !No puedo hacerlo!, !Es muy difícil!, !Nadie hace eso!, !Yo no nací para eso!, !No se como hacerlo!, !Vamos a intentarlo a ver que pasa!. ¡Ya lo intenté! ¡Creo que Dios me quiere así! ¡Eso no va a funcionar!...

Aristóteles dijo: “Somos lo que hacemos una y otra vez... La excelencia, por lo tanto, no es un acto, sino un hábito.” ¿Cuáles son tus metas? ¿Las estás alcanzando? ¿Qué está faltando para lograrlas?
Comienza a dejar la mediocridad cuando disciplinas tu mente, tu lengua, las emociones y el cuerpo, y elige caminar en pos de la excelencia...

Hacer las cosas con excelencia, si queremos ser diligentes y crecer cada día... Necesitais aprender el principio de la autodisciplina...

A continuación seis claves que te ayudaran a tener una vida disciplinada:
1. Administra bien tu vida. No malgastes el tiempo...
2. Descubre tus fortalezas y enfócate en ellas. ¿En que eres bueno o buena?...
3. Ordena y establece prioridades...
4. Sé sabio en tomar decisiones...
5. Establece metas que te desafíen...
6. Manos a la obra. La Fe sin acción no sirve...

“Lo que hagamos en alguna gran ocasión probablemente dependerá de lo que ya somos; y lo que somos será resultado de años previos de autodisciplina.” H.P.Liddon