EL CONEJITO Y LA LUNA.

 Hace mucho tiempo que el pequeño conejito miraba a la luna, ansiaba poder llegar hasta ella pero no tenia alas.

Todas las noches sollozaba su pena, todas las mañanas era consolado por un zorro rojo que admiraba el sol. 

 

--¿Un dia podre llegar a la luna?--el conejito pregunto con ojos llorosos a su amigo. El zorro miro el sol y sabia que aquello que preguntaba su amigo era imposible. 

 

--Algun dia cuando el sol no brille con tanta intensidad, tal vez puedas llegar a la luna--el zorro rojo era astuto, sabia que sus palabras no tenian tanto sentido pero eran palabras de consuelo al fin y al cabo. 

 

--¿Cuando el sol no brille tanto tu podrias llegar a él?--el conejito dejo de sollozar y miro a su amigo quien le regalo una sonrisa ya que este no comprendia lo imposible de los sueños. 

 

--No. El sol no le gusta que lo visiten--el zorro rojo miro al sol que tanto admiraba, el calor y podia sentir la vida que le proporcionaba. --Cuando la luna llega, el se marcha por que el sol es todo un solitario. 

 

--¿Entonces la luna tambien lo es?--el viento soplaba y su amigo se habia detenido de llorar. 

 

--No lo se. Tal vez algun dia lo descubramos.--el zorro visualizo el atardecer y como este se ocultaba detras del mar. 

 

--La luna esta saliendo--el conejito ya no le prestaba atención a su amigo ya que estaba enamorado de la señora luna y siempre soñaba con casarse con esta. 


Tags: