El equipo y los materiales

EL LUGAR DE TRABAJO
Muchos de los mejores trabajos artísticos han sido pintados en una pequeña habitacion y con el lienzo apoyado en el respaldo de una silla u objeto similar. Aunque un taller o estudio siempre será conveniente, hoy en día es difícil disponer de un gran espacio, por lo que si podemos habilitar una habitación como estudio lo que más nos interesaría de ella sería la intensidad y la calidad de la luz. Ësta debe ser de cualidad lo mas neutra posible. La ideal sería la proviniente de una ventana orientada al Norte (o al Sur en el hemisferio austral), ya que no recibe directamente los rayos del sol, aunque a veces puede verse influida por los reflejos de algun edificio cercano y perder su neutralidad transformándose en caliente (rojiza) o fría (azulada). En este caso será necesario filtrar la luz a través de una cortina de gasa blanca para anular en lo posible este efecto. Si la ventana no dispone de esta orientación y recibe directamente los rayos del sol, será necesario el empleo de cortinas o biombos que lo velen. La luz artificial altera los colores de manera extraordinaria y siempre que sea posible sera mejor utilizar la natural. Una buena aproximación a ella sería la combinación de fluorescente luz día y alguna lámpara incandescente con reflector.

EL CABALLETE
Existen numerosos modelos de ellos en el mercado: de madera con herraje inoxidable, en forma de H, en forma de A, de aluminio, plegables, cajas-caballete, etc. Escoged el más adecuado para vuestras intenciones. Debe ser sólido para que no se mueva o tambalee cuando apliquéis el color con el pincel. Si salis al aire libre, debe resistir los embates del viento, para lo cual ayudareis colocandole un peso, o piedra suspendido desde arriba por una cuerda.

MALETIN DE PINTURAS
No es imprescindible pero puede ser conveniente. Escogedlo de tamaño amplio para que os quepa todo lo necesario: paleta, colores, pinceles, espátulas, frascos, trapos, bloc de apuntes, lápices, carboncillo, etc. Aunque suelen venderlos en los comercios totalmente equipados, será mejor adquirirlo vacío y surtirlo de acuerdo con las preferencias personales.

LA PALETA
Las más corrientes son rectangulares, ya que disponen de mayor espacio en el centro para las mezclas, pero también se usan ovaladas o con forma de riñón, según el gusto y conveniencia. Las cualidades más importantes requeridas son su tamaño, peso y equilibrio. Su tamaño no debe ser inferior a 35x25 cm. Las pesadas y desequilibradas cansan enseguida y producen dolor en la muñeca al pesar más de un lado que del otro y, además, hacen que el borde del agujero ovalado se clave en el dedo pulgar, perdiendo éste la sensibilidad poco a poco.
Las paletas tradicionales son de caoba, pero su color oscuro no deja ver exactamente el tono de los colores y no serían adecuadas para pintar sobre lienzos en blanco, aunque sí sobre lienzos que dispongan de un prepintado de color tierra. Siempre será mejor hacer uso de una madera clara o de una paleta de color blanco como las que actualmente se pueden encontrar de material plástico, que además cuentan con una superficie de cualidad antiadherente que facilita su limpieza. Dicha limpieza debe hacerse con un trapo y aguarrás, nunca con rascadores ni cuchillos que la rayen.
A la paleta se le puede ajustar la salserilla o aceitera para la esencia de trementina y el aceite, aunque debido al movimiento pueden derramarse, pudiendo ser colocadas a parte en una mesa comodín situada cerca nuestro.

LOS PINCELES
Existen en el mercado muchas clases de pinceles, tanto por el pelo con el que están fabricados como por su tamaño: pinceles de abanico, de pelo de cerda, de pelo de marta, de meloncillo, planos, redondos, de lengua de gato, brochas. Debereis elegir un variado pero reducido número de ellos que os ofrezcan las garantías de calidad y precisión necesarias.


Tags: