El dibujo de la cabeza

La cabeza humana es un elemento que ha preocupado a pintores y dibujantes de todas las épocas, ya que es la parte más expresiva de la figura humana, la que puede expresar sentimientos, estados de ánimo, la personalidad, etc.
Un estudio importante para el dibujo de la cabeza es el análisis de las proporciones generales. Para ello, observaremos el siguiente esquema que corresponde al canon más conocido de la cabeza del hombre.
La medida base es el ancho de la frente (F), y partiendo de él como unidad de medida veremos que esta medida se repite en la parte que va de la ceja a la base de la nariz y desde aquí al final de la barbilla. La parte superior del cráneo tiene la mitad de la medida (F/2), siendo el alto total de la cabeza de 3 unidades y media.

Cánon de la cabeza de un adulto
Observemos que la línea horizontal que pasa por los lagrimales del ojo divide en dos mitades iguales el alto total, y que entre ojo y ojo hay una distancia aproximada de otro ojo (F/2). Observemos también la medida y la situación de las orejas y las de la boca.
El ancho total de la cabeza es de dos unidades y media.
La cabeza de perfil queda inscrita en un cuadrado de tres unidades y media de lado. Observemos que los elementos principales se hayan prácticamente situados en la franja izquierda que hemos dividido en tres partes (F/3), así como la correspondencia con los elementos de la vista frontal.
Estos esquemas representan el canon de proporciones ideales. En la realidad hay que buscar justamente las diferencias y semejanzas con cada caso. El trabajo a partir del natural será el que dotará al dibujante de la experiencia necesaria para dominar el tema.

ELERCICIO SUGERIDO: Construir el esquema superior asignándole una medida para F por ejemplo de 6 cm. Si queréis hacerlo más pequeño para que os quepa en un folio DIN A4, dadle a F una medida de 4 cm.
Ésto hará que retengáis mejor las proporciones añadiendo la "memoria visual" al conocimiento teórico.