Esquemas armónicos

Los colores pueden armonizarse por la unidad del color, o sea, cuando todos los colores de una obra están situados en el mismo lado del círculo, o por el contraste, haciendo uso de cálidos y fríos o de complementarios. Muchas obras de arte han sido fundamentadas en un esquema de uno o dos colores principales, sus análogos y el complementario.

COLORES ANÁLOGOS
Esquema de análogosEsquema de análogos Los colores análogos son aquellos adyacentes comprendidos en un cuarto del círculo. Por ejemplo, esquema de cuatro colores análogos: amarillo, amarillo-naranja, naranja y rojo-naranja, o azul, azul-violeta, azul-verde y violeta, o de tres colores: rojo, rojo-naranja y naranja. En estos esquemas existe un color dominante o padre que interviene en todos y los relaciona haciendo que armonicen entre sí: en el primer ejemplo de los esquemas citados es el amarillo, en el segundo el azul y en el tercero el rojo. 
FAMILIAS DE COLORES

Familia del rojo Cuando existe un denominador común que los une, los colores se constituyen en familia. Así tenemos la del rojo, formada por todos los colores y grises que en mayor o menor grado participan de él. Si observamos el círculo cromático, veremos que la familia de cada uno de los primarios comprende prácticamente más de la mitad del círculo. La del rojo, por ejemplo, comprende desde el amarillo-naranja hasta el azul-violeta pasando por todos los colores intermedios. Ésto no significa que porque sean familia todos pueden intervenir en una obra, ya que en ese caso podríamos incurrir en la profusión y la algarabía. Los esquemas deben limitarse a tres o cuatro adyacentes si derseamos obtener una armonía.
Para obtener un aire de familia con todos los colores utilizados en una obra podemos conseguirlo mezclando con ellos un poco del color padre o dominante o bien un poco de gris o negro. También podemos armonizar todos los colores de una obra, cuando está completamente seca, aplicando una capa sutil a modo de veladura del color dominante, consiguiendo que se relacionen y unifiquen armónicamente.

COLORES ARMÓNICOS
Georges Braque - Guitarra y compotera, 1909 Dos colores son armónicos cuando uno de ellos participa del otro. Una grisalla es una armonía de grises coloreados. En ella, todos los colores que participan están más o menos neutralizados por la adicción de gris, consiguiendo armonías de efecto dulce y agradable.
Paul Scinyei Merse - La gira de mayo, 1873En los esquemas de análogos, al igual que en los monocordes, puede manifestarse el efecto de regularidad y monotonía. Para evitarlo, se los puede estimular añadiendo unos acentos del color complementario al de dominio. Estos acentos, aunque sean pequeños e intensos, crearán una sensación excitante y activa, vitalizando el esquema. En algunos paisajes construidos por grandes masas de verdes variados y azules-verdes, que pueden ofrecer una impresión algo pasiva, se los anima usando una pequeña nota de color rojo que puede aportar el ropaje de una figura, los tejados de unas casas o cualquier objeto de este color.
 

EL PRINCIPIO DE LAS ÁREAS  

Un arreglo de color solo podrá manifestar un buen acorde cromático si tiene dominio un color en los esquemas contrastantes o un valor en los monocromáticos.
Cuando todos los colores tienen la misma extensión y la misma potencia, se produce entre ellos un choque brutal por la competencia para alcanzar la supremacía.

1 2 3

En un arreglo basado en áreas de azul y naranja con la misma intensidad y tamaño, la lucha cromática se vuelve insoportable (1), pudiendo evitarse haciendo que uno de los dos tenga más extension que el otro, por ejemplo: cuatro quintos para el naranja y un quinto para el azul (2); o bien, si mantenemos la igualdad de áreas, neutralizando, aclarando u oscureciendo uno de los dos y dejando al otro igual (3). También pueden armonizarse mezclando a cada uno un poco del otro o añadiendo a los dos un pequeño toque de gris.

 

 

Picasso - La vida, 1903MONOCROMÍA

Esquema monócromo Es el esquema más simple, pues se desarrolla con un solo color con sus diferentes intensidades y tonalidades, por ejemplo, un rojo-violeta en sus gradaciones claras, intermedias y oscuras, ya que la adicción de blanco, negro o gris solo actúan para elevar o descender el tono y no alteran su distinción. Un buen ejemplo de ésto lo constituyen las series azul y rosa de Picasso.
Como estos esquemas son siempre algo monótonos, se les anima con la introducción de acentos del color complementario, y también por variaciones cálidas o frías del color: un acorde en rojo puede manifestar valores de tendencia al bermellón y otros de tendencia al carmesí. Pero en estos casos el esquema pierde la cualidad de monocromo para transformarse en contrastado.

COMPLEMENTARIOS Y COMPLEMENTARIOS ADYACENTES  
Complementarios 1 complementario adyacente 2 complementarios adyacentes Dobles complementarios
Complementarios 1 complementario adyacente 2 complementarios adyacentes Dobles complementarios adyacentes

TRIO Y ALGUNAS DE SUS VARIACIONES 
Trío Trío Trío Trío

ESQUEMAS DE CUATRO COLORES (CUARTETOS)
Cuartetos Cuartetos Cuartetos Cuartetos
Cuartetos Cuartetos Cuartetos Cuartetos

ESQUEMAS DE CINCO COLORES (QUINTETOS) 
Quintetos Quintetos Quintetos Quintetos

Kandinsky - La Grüngasse en Murnau, 1909 Kandinsky - La Grüngasse en Murnau, 1909
En este cuadro de Kandinsky podemos observar el esquema de análogos (amarillos, amarillos-naranja, naranjas, rojos) y el contraste por los complementarios (verdes, azules, violetas). El efecto luminoso conseguido con estas armonías se hace patente.

Tags: