Ábreme...

Ábreme el cofre sagrado de tu silencio...
comparte conmigo desde lo que eres,
desde lo que vives,
desde lo que lloras y desde donde te alegras…
sin palabras.
Entraré de puntillas,
sin hacer ruido,
para no romper la hermosura
que me ofreces
a través de tu silencio...