Oficio de pintor

Morder el amarillo.
Apachurrar el rojo hasta el chorizo,
verlo salir como húmedo reptil.

 

Embarrarse del verde espinacoso la camisa.
Hundir los dedos en el blanco para sentir su crema adentro de las uñas.

Embadurnar el lienzo con un azul espeso, gordo, regio;
hacer puré violeta en un bote de plástico.

 

 

 

Manchar con el naranja esa esquina inviolable;
ver escurrir las gotas del negro sobre el piso.

Dar un brochazo hiriente pero suave sobre la superficie tensa.
Deslizar el deseo con un pincel delgado.

 

 

 

Escuchar el chasquido íntimo del agua cuando se mezcla con la pintura;
mover con un palo el fondo de la lata.

Rascar la arena seca, hacerla repetir su sonido rasposo con la espátula.
Buscar el punto pegajoso del marrón y pellizcarlo.

 

 

Pintar con la garganta y la rodilla,
con el bazo y el páncreas
y la lengua y las palmas abiertas.

 

Después, sentarse a oír a Mozart.

 

 

 

Carmen Villoro (México 1958)

Comentarios :

Imagen de albert

Muy bonito

Unas bonitas palabras. Está claro que le puso pasión al escribirlo.

Voy a ver si pinto con el páncreas. De todas maneras no se notará mucho la diferencia. Jajaja

Imagen de Ada

jajaja... Albert, me encantan

los superhéroes con sentido del humor. jajaja

Imagen de Pepa

Me gusta esta Carmen Villoro.

Que chulos los escritos de esta mujer, que imaginación...eso de apachurrar el rojo hasta el chorizo me ha hecho mucha gracia. Gracias Adelis, son refrescantes. Besets.

Imagen de Ada

Además suena divertido

¿verdad?   Y sobre todo diferente.

Un besico, Carolain

Imagen de Dolo

todo eso

No sabía que se podían hacer todas esas cosas con los colores.

Ada entre las fotos se te ha colado un set de manicura...

Imagen de Ada

Con los colores,

como con todo, no hay más que dejar correr la imaginación. ;)

PD.  Ya he apañao lo de la manicura.. jajaja..muack